¿Cuál es el origen de Mickey Mouse?

Dentro de las muchas leyendas y misterios que se cuentan sobre Walt Disney y su compañía cinematográfica, existe una en particular que habla sobre el origen del icónico ratón Mickey Mouse que hasta hoy en día es el símbolo indiscutido del famoso dibujante. Lo que pocos podrían imaginar es su origen, donde su antepasado podría haber sido nada más y nada menos que un conejo, sí, un divertido y suertudo conejo llamado Oswald.

Oswald, el conejo de la suerte

Walt Disney es reconocido como uno de los dibujantes más creativos de todos los tiempos. Su empresa se levantó como un verdadero imperio cinematográfico, pero antes de toda la historia de Disney, Walter Elías trabajó en un proyecto de cortometraje animado en conjunto con el dibujante Charles Mintz. Juntos crearon un divertido conejo llamado Oswald. El conejo Oswald fue partícipe de 26 cortometrajes distribuidos por la compañía Universal.

El origen de Oswald no deja de ser curioso, la historia cuenta que Walt Disney agotado de ideas tras exitosamente haber realizado los cortometrajes llamados “los cuentos de Alicia”, se habría aliado con Ub Iwerks para crear a un nuevo personaje que llamaron Oswald el conejo de la suerte. Cuenta la historia que se escogió este nombre de Oswald al azar. Utilizaron un sombrero lleno de nombres y el primero que cogieron fue el que asignaron a este conejo. ¿Por que le pusieron el “apellido” de “el conejo de la suerte? Debido a que la superstición de las patas de conejo cómo talismán para la buena suerte, aun era más popular de lo que lo es ahora.

Para Walt Disney este fue sin duda un éxito rotundo, lo consideró como una de sus mejores creaciones hasta el momento. Con lo que no contaba era que tras pedir un presupuesto mayor para Oswald entraría en conflicto con Charles Mintz, quien al tiempo y tras un litigio le haría perder todos los derechos sobre el conejo. Pero ahí no quedó la cosa ya que más tarde Universal le arrebató los derechos a Charles Mintz para dárselos a Walter Lantz. Disney se había quedado sin personaje.

El nacimiento del ratón

“Al diablo con Oswald, cuando desarrollemos a Mickey lo venceremos con calidad” habría dicho Walt Disney tras perder los derechos del conejo en el litigio. Con esta sensación de pérdida, Walt se unió a Ub Iwerks para crear finalmente un personaje de éxito mundial: El Ratón Mickey, que hasta hoy en día sigue siendo el principal icono de este ilustrador y de toda la compañía de los sueños.

Al comparar los personajes de Mickey y Oswald podemos ver que las similitudes son evidentes, tanto en el tipo de cortometrajes como en las características morfológicas de ambos animales. De esta forma Walt Disney pudo burlar el desánimo de perder a su personaje predilecto, creó un corto para presentar al mundo al que se convertiría en le icono de generaciones de niños, llevándole a una verdadera gloria incluso después de su muerte. Tal era su fascinación por el nuevo personaje que le llegó a prestar su propia en los primeros cortometrajes.

El reencuentro de dos hermanos

La poderosa maquinaria de la industria Disney pudo recuperar en el 2006 a base de insistencia y talonario algunos derechos sobre el personaje antecesor de Mickey, Oswald. En el videojuego Epic Mickey hicieron un reencuentro virtual de ambos personajes. La compañía declaró sentirse muy feliz y satisfecha con este reencuentro, incluso se utilizaron en el jugo bocetos originales encontrados en las bodegas de Disney.

Al verlos juntos en el juego, uno puede darse cuenta de que son muy parecidos ambos personajes e igualmente entrañables. ¿Qué te ha parecido el origen de Mickey? ¿Crees que habría cambiado en algo el éxito de la compañía si Oswald hubiera sido el rostro de Disney?

La primera película sonora de la historia

El 4 de febrero de 1927 se estrenó en Estados Unidos El cantor de jazz (The Jazz Singer), considerada por muchos la primera película sonora de la historia, y producida por Warner Bros Pictures. El film, que alternaba la voz y las canciones de su protagonista, Al Jolson, con subtítulos, adapta una obra de Broadway sobre una familia judía con tradición rabínica, donde un componente del clan decide convertirse en cantante de jazz. Fue dirigida por Alan Crosland y recaudó un total de 2.625 millones dólares. En la película se usó el sistema de grabación de sonido sincronizado Vitaphone, que Warner desarrolló con la colaboración de la compañía Western Electric.

Paralelamente se comenzó a desarrollar un sistema sonoro diferente denominado Movietone que, a diferencia del Vitaphone, contenía el sonido grabado ópticamente en la misma película. Con ligeras variantes y mejoras técnicas, es el sistema que se utiliza hoy. El primer film completamente hablado usando sistema Movietone fue Luces de Nueva York (1928).

Primer film sonoro. La Warner Bros. Pictures, que por entonces pasaba problemas financieros, fue el primer estudio en sacar un filme sonoro, que alternaba la voz y canciones de Al Jolson con subtítulos. Por supuesto, e independientemente de la calidad artística del filme, se convirtió en un gran éxito de taquilla.