“Boyhood”: Un rodaje de doce años

Richard Linklater es un desastre diciendo adiós. El realizador tejano no ha dejado de colaborar con Ethan Hawke (no en vano hasta cofirma los guiones de su trilogía Antes de… junto con Julie Delpy). Con Jack Black ha trabajado en un par de ocasiones, y Linklater fue quien puso a Matthew McConaughey en el mapa cinematográfico con un par de películas al inicio de sus carreras. Sin embargo, es su último trabajo, Boyhood, el que parece un brindis de despedida de este ecléctico director de 54 años. “Será mi último filme pero es el que los precede a todos, a muchos, a tantos…”, divaga llevado por la emoción. “Todavía no he aceptado que se acabó. Ha sido una experiencia mágica, la vida y el arte aunados en el proyecto de mi vida”, asegura como resumen de su última película. En Berlín obtuvo el Oso de plata al mejor director y los tambores del Oscar resuenan a su alrededor. Se trata de la búsqueda del tiempo perdido de Linklater, su deseo de capturar la esencia de la niñez o el “épico cotidiano” de crecer, de hacerse mayor, a través de Mason, que en la pantalla pasa de los 6 a los 18 años. Su primer día de colegio, el divorcio de sus padres, los respectivos amantes de sus vástagos, su primer amor. Todo esto visto a través de unos ojos que son siempre los mismos porque durante los 12 años de rodaje Linklater contó con los mismos actores. “No pude imaginarlo de otra forma”, explica. “Proust nunca tuvo ese problema. Los realizadores, sí. Quería contar una gran historia sin contratar a diferentes actores para marcar el paso del tiempo. Quería un solo actor. Y la única forma fue filmar Boyhood poco a poco, dejando que sus protagonistas envejecieran como sus personajes”.

A los actores les gustó la idea. A los productores, no tanto. Hawke, su continuo Sancho Panza, se apuntó sin dudarlo. Lo mismo que Patricia Arquette. El pacto fue juntarse en Texas una semana una vez al año y rodar un nuevo capítulo en la vida de Mason. “En total, 39 días de rodaje en una producción de 4.200 días de julio de 2002 a octubre de 2013. La producción más larga de la historia”, se ríe de su propia locura. El dinero, 3,9 millones de euros, lo consiguió autofinanciando el proyecto con lo que sería su sueldo. Linklater es dueño de su película, algo bastante inaudito en Hollywood, pero así ha podido elegir cómo y cuándo se estrena. Lo que más me importa es cómo contar lo que quiero compartir”

Faltaba la pieza clave, el niño en el centro de este estudio del tiempo. Quería un profesional no resabiado y lo halló en Ellar Coltrane. “Le dije: ‘Me seguirás viendo dentro de 12 años cuando seas un actor buscando trabajo y yo siga intentando hacer la misma película”, recuerda. No le quedó claro si el niño entendió su broma. “Admiro de Ellar que 12 años más tarde siga siendo el mismo chaval que conocí cuando tenía seis. Alguien etéreo, misterioso, junto al que descubrimos lo que significa el paso del tiempo”.

Cinematográficamente hablando, la idea no es nueva. Como recuerda Linklater, nada lo es. Hace poco el estadounidense descubrió que Stanley Kubrick pensó en hacer su Napoleón filmando a Al Pacino a lo largo de 12 años. “Con lo control freak que era Kubrick no sé cómo habría funcionado”, reflexiona. La edad, la paternidad, los recuerdos de su propia niñez… esas fueron las claves que llevaron a Linklater a rodar Boyhood. También su deseo de acompañar a un niño hasta el momento en el que deja de serlo y se independiza emocionalmente. Y deseaba narrarlo sin artificios. “Quise que la película reflejara la forma en la que pasamos por la vida, sin saber qué es lo que nos espera. Todo lo opuesto a un rodaje habitual donde los directores quieren tenerlo todo bajo control, donde amañan la realidad para que encaje en su narración”. La película ilustra que nunca sabemos lo que nos espera”

No quiere decir con ello que la película estuviera a merced de la improvisación: Linklater aclara que desde el primer día supo cuál sería el último plano de la película. Solo dejó espacio en el diálogo para añadir detalles de la actualidad, de la cultura, del joven que se perfilaba en el niño. “Incorporamos detalles personales aunque nunca rodé esperando que pasara algo delante de las cámaras. Lo que más me importa del cine es la narrativa, cómo contar las historias que quiero compartir. Y no expresaría lo que tengo en mi mente si el filme fuera una improvisación”, defiende enfadado. Linklater quiere separarse así de los documentales de Michael Apted The Up Series con los que se le compara. Tampoco ve similitudes con la serie de películas de Antoine Doinel que propició François Truffaut y sus 400 golpes. “Eso fueron cuatro películas a lo largo de 20 años. Son una gran inspiración pero no tienen nada que ver a Boyhood. Se acercan más a Antes del amanecer, Antes del atardecer y Antes del anochecer”, concede. Dado lo difícil que es el momento del adiós, ¿hay algún plan para continuar con el experimento en la mente de Linklater? “No, pero si lo hubiera quizá podría algún día conocer a una chica en un tren en algún punto de Europa. Y hacer así la metapelícula, ¿no?”, bromea el director. Y con esa carambola resume toda su carrera de cineasta indie.

Amor dentro y fuerta de la gran pantalla

Ryan Gosling y Eva Mendes

Después de haber interpretado el papel de una pareja casada en un drama criminal titulado Cruce de caminos, los actores quedaron tan atrapados entre sí, que comenzaron a verse en la realidad. A pesar de las palabras de Eva Mendes, que era demasiado egoísta para ser madre, ella y Gosling comparten una hija, Esmeralda Amanda. Al parecer, pronto, la pareja tenga otro bebé.

Ryan Gosling y Eva Mendes

Brad Pitt y Angelina Jolie

Tras su apasionada relación en la película Sr. y Sra. Smith, los aficionados aguardaban la esperanza de que la historia continuara tras el rodaje. Todo ocurrió como por arte de magia, sin embargo el divorcio terminó llegando a sus vidas.

Brad Pitt y Angelina Jolie

Johnny Depp y Amber Heard

Durante el rodaje de la película Diario de un seductor (Los diarios del ron), Johnny se enamoró locamente de su pareja de reparto Amber Heard y dejó a su familia. Tras 14 años, Vanessa Paradis no consiguió que su pirata de Hollywood le pidiera matrimonio, pero su nueva novia recibió un anillo preciado poco después del inicio de su romance. Depp parece no molestarse por la edad de su esposa: Heard es 23 años menor que el actor. Y es verdad que el amor no tiene edad.

Al final de la película Un paso adelante (Step Up Bailando), los actores se ganaron a la audiencia con un baile impresionante y, después del rodaje, decidieron no separarse nunca. Ambos se tratan el uno al otro con mucha sensibilidad y admiten que todavía, a menudo, ven juntos películas románticas al estilo de Titanic. Su hija Everly es una réplica exacta de su papá.

Sin embargo, actualmente está separados y con algunos problemas personales entre ambos.

Johnny Depp y Amber Heard

Joshua Dallas y Ginnifer Goodwin

La historia de amor de esta pareja comenzó, de verdad, en un cuento. En la serie Érase una vez, Blancanieves y el Príncipe Azul demuestran una relación ideal e incluso han compartido un corazón entre los dos. Los actores, de ninguna manera, son menos que sus personajes. En medio del rodaje, en las pausas, Josh, con cuidado, protege del viento a Ginny, quien pronto le dará a su unión un segundo hijo.

Joshua Dallas y Ginnifer Goodwin

Ryan Reynolds y Blake Lively

Después de la película Linterna Verde, la bella rubia Blake tampoco pudo en la vida real resistirse a los encantos de Ryan. Reynolds dejó a Scarlett Johansson y ella olvidó a DiCaprio. Ahora son muy felices en matrimonio.

Ryan Reynolds y Blake Lively

Kurt Russell y Goldie Hawn

Una de las parejas más fuertes de Hollywood se formó después de la grabación de la legendaria comedia Un mar de líos, donde la relación de los personajes principales logró un rendimiento digno de gran ovación. Llevan juntos 33 años. La pareja tiene un hijo en común, y la hija de Goldie, de su primer matrimonio, Kate Hudson, llama a Kurt “padre” y está segura de que su madre tuvo una enorme suerte con este hombre.

Kurt Russell y Goldie Hawn

Daniel Craig y Rachel Weisz

Liam Hemsworth y Miley Cyrus

La vida real de estos jóvenes se ha desarrollado como en una película. Se conocieron durante el rodaje de La última canción, donde interpretaron a jóvenes románticos y transfirieron estos sentimientos a su vida detrás de las cámaras. Desde entonces, Miley y Liam se separaron para luego volver a unirse. Se rumora que la boda no está lejos.

Liam Hemsworth y Miley Cyrus

Hayden Christensen y Rachel Bilson

La fantástica película Jumper fue el punto de partida de la relación de estos jóvenes. La pareja lleva ya unida 9 años y tiene una hija. Sin embargo, el ex “Darth Vader” no tiene prisa para pedir la mano de Rachel, de momento, es la novia. Sólo esperemos que no se repita la historia de Depp con Paradis.

Hayden Christensen y Rachel Bilson

Javier Bardem y Penélope Cruz

La relación candente de esta pareja en el melodrama Vicky Cristina Barcelona no podía simplemente acabar sin nada. Hoy en día, la familia de estos españoles es una de las más ejemplares de Hollywood. Penélope disfruta de las alegrías de la maternidad y Javier dice que, gracias a ella, encontró tranquilidad y paz en su alma.

Javier Bardem y Penélope Cruz

Tom Hanks y Rita Wilson

Estos actores se conocían desde hace mucho tiempo, pero el amor estalló entre ellos durante el trabajo conjunto en la película Voluntarios. Por amor, Rita dejó a su novio y esperó tres años a que Tom y su esposa se divorciaran. Tras más de 28 años de matrimonio, están juntos en el dolor y en la alegría: Tom ayudó a su esposa a superar una enfermedad, apoyándola y protegiéndola. Aquí radica el verdadero amor.

Tom Hanks y Rita Wilson

Keith Harington y Rose Leslie

Durante dos temporadas y media de Juego de tronos, todos se hacían la misma pregunta: ¿Quién ganaría el corazón del inexpugnable John Nieve? Esta chica resultó ser la salvaje pelirroja Ygritt. Los aficionados sospecharon de inmediato que esto no acabaría en la serie. Y tuvieron razón: Rose y Keith fueron vistos juntos en una cafetería… El 4 de abril de 2016, estos jóvenes actores acudieron a Olivier Awards en pareja y de la mano. Juntos, parece que brillan de amor. Solo cabe esperar que la historia de esta encantadora pareja albergue un destino más feliz que el presagiado en la serie.

Keith Harington y Rose Leslie